Si queremos evitar una nueva década perdida para el bienestar, debemos echar a andar el Ingreso Vital

Durante el análisis de la glosa del segundo informe respecto a la política social, la senadora Patricia Mercado sostuvo que pese a que una de las prioridades del gobierno actual es elevar el nivel de vida de la población, particularmente, de la más desprotegida y vulnerable, los datos demuestran que las metas están lejos de cumplirse.

 “Hoy tenemos una situación de emergencia donde hay una clara pérdida de ingresos y trabajo y no se informa de un programa específico para enfrentarla. Si queremos evitar una caída aún mayor en el consumo; si queremos evitar un deterioro irreversible en los niveles de vida de la población; si queremos evitar una nueva década perdida para el bienestar, debemos echar a andar el Ingreso Vital de Emergencia”, sostuvo.

Existe un programa titulado “Para el bienestar de las personas en emergencia social o natural”, que según el Informe del Ejecutivo, atendió apenas a 211,798 personas, el 99% con apoyos en especie. La Senadora señaló que ese programa pudo y puede, todavía, ser la base para desplegar un Ingreso Vital de Emergencia que evite caer en una catástrofe social.

“Quiero pedir explícitamente que el grupo de trabajo que hemos integrado aquí configure una propuesta, que sea viable para un gran acuerdo político en este Senado de la República”, expresó.