Urge prevenir la violencia de género durante la Emergencia Sanitaria por el Covid-19

  1. Realiza Jessica Ortega videoconferencia para hablar sobre la violencia de género en tiempos del Coronavirus

“El confinamiento derivado del distanciamiento social ha intensificado el riesgo de violencia en el entorno familiar, principalmente niñas, adolescentes y mujeres”, señaló Jessica Ortega de la Cruz, Coordinadora Nacional de Mujeres en Movimiento en la primera videoconferencia que realiza de una serie que llevará a cabo durante la contingencia sanitaria.

Ante la presencia de delegadas estatales de Mujeres en Movimiento, integrantes de la Coordinación Nacional de Movimiento Ciudadano, así como sociedad civil, Ortega de la Cruz aseguró que durante el confinamiento en muchos casos se ha encerrado a las víctimas de violencia de género con sus agresores.

La violencia no se limita, mucho menos, entra en cuarentena. Es por eso que Jessica Ortega exhortó a sumar esfuerzos para enfrentar la pandemia de la violencia machista, que cuesta miles de vidas al año y sin duda trunca miles de proyectos de vida.

De acuerdo a cifras del secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), son ya más de 200 casos de mujeres asesinadas en el periodo del Covid-19, y las entidades donde más carpetas de investigación se iniciaron por feminicidio fueron el Estado de México, Puebla, Veracruz, Nuevo León, Baja California y la Ciudad de México.

Con datos del SESNSP, este año se registraron 53 víctimas más en lo que va del año que en 2019. Es decir, el promedio diario de víctimas mujeres de asesinatos intencionales aumentó al pasar de 9.8 en 2019 a 10.5 en 2020.

“Las cifras son alarmantes. Hay mujeres que enfrentan dos pandemias en nuestro país, lo que es el Covid-19 y la violencia machista. Muchas personas se ven obligadas a convivir las 24 horas del día con su mayor enemigo, bajo el mismo techo, sin el alivio que suponen las rutinas del día”, expresó la Coordinadora Nacional de Mujeres en Movimiento.

 Por último, expresó que los casos de vulnerabilidad que sufren las mujeres, no han tenido tregua, incluso en medio de la contingencia sanitaria, cuando éstas han tenido que permanecer encerradas con su agresor, procurando cuidar no sólo su salud, sino también su integridad física y su salud mental.