Recomendaciones de la CEDAW a México

Hace tan sólo treinta nueve años, se creó en Ginebra, Suiza la gran carta internacional sobre los derechos de la mujer, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) en 1979. Un gran instrumento para abatir la desigualdad que vivimos las mujeres alrededor del mundo.

Pero para hablar de este gran instrumento, tendríamos que ubicarnos en el tiempo. En estas décadas se desarrollaba la segunda ola del feminismo, que surge en Estados Unidos y en Europa; acontecimientos y publicaciones de mujeres y feministas que marcarían la historia sobre los Derechos de las Mujeres, en favor de la vida privada y pública de la mujer, nacería el lema: ‘’lo personal es político’’

Con la aprobación de la CEDAW, sin lugar a dudas, se abonó a la reivindicación de los Derechos Humanos de las mujeres. Los Estados que la suscribieron, estaban obligados a realizar acciones que transformarán y continúen transformando la realidad de millones de mujeres.

Para 1991, se habló de la necesidad de un protocolo adicional, que faculte al Comité de la CEDAW, como un órgano de supervisión que valorare mediante informes y recomendaciones el nivel de cumplimiento de las obligaciones contraídas por los Estados, como el diseñar políticas y programas para eliminar la discriminación, destinando los fondos necesarios.

México fue uno de los primeros países en ratificar la Convención de la CEDAW y su Protocolo Facultativo. Producto de esta vinculación, el Comité CEDAW desarrolló gran parte de su potencial revisando los informes periódicos presentados por el Estado mexicano e incluso ha ejercido la facultad de investigación que le otorga el Artículo 8 del Protocolo Facultativo.

El pasado 6 de julio, México presentó su noveno informe en Ginebra, Suiza con una delegación multisectorial, que fue encabezada por Miguel Ruiz Cabañas. Dicho informe abarcó temas como los avances legislativos, derechos humanos, nuevas leyes, reformas legislativas, armonización legislativa, mecanismos institucionales, alerta de violencia de género, protocolos, alerta AMBER México, protocolo Alba, nuevas estrategias coordinadas para la seguridad pública, capacitación y formación, violencia contra mujeres y niñas.

Así como prevención y atención, procuración e impartición de justicia, educación y sexualidad, prevención y atención de la violencia en centros educativos, salud, empleo y trabajo remunerado, participación en la vida política y pública, defensoras de los derechos humanos y periodistas, programas y políticas de combate a la pobreza con PEG, las familias y las relaciones matrimoniales y avances en las entidades federativas.

Ante este informe presentado, el Comité CEDAW emitió nuevamente observaciones a México sobre derechos de las mujeres para reorientar las políticas y acciones, atendiendo áreas de preocupación y temas prioritarios de la Agenda Nacional de Género.

La CEDAW lamentó la persistencia de altos niveles de inseguridad, violencia y delincuencia organizada en el Estado. Así como la aparición de propaganda contra el género en el Estado mexicano pueda socavar los logros alcanzados en los últimos años en el fomento de la igualdad entre los géneros. Por lo que recomendó fortalecer la estrategia de seguridad pública y aumentar la sensibilización acerca de los derechos humanos de la mujer.

El Comité recomienda además, que el Estado reforme el artículo 73 de la Constitución

para permitir que el Congreso adopte un código penal nacional que regule todas las cuestiones penales. Pide eliminar todas las formas de discriminación de facto contra las mujeres, en particular las indígenas, afrodescendientes. Mujeres mexicanas, migrantes, mujeres con discapacidades y mujeres lesbianas, bisexuales, transgénero e intersexuales.

Asegurar la creación de capacidad sistemática y obligatoria de jueces, fiscales, defensores públicos, abogados, la policía y otros agentes del orden a nivel federal, estatal y local, sobre los derechos de la mujer y la igualdad de género.

Instó aumentar los recursos humanos, técnicos y financieros del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) y fortalecer los esfuerzos a nivel municipal.

En materia de la Alerta de Violencia de Género, pidió evaluar el impacto del Mecanismo de Alerta de Género, asegurar la implementación y coordinación armonizada y extendida a nivel federal, estatal y municipal, y asegurar la participación de organizaciones no gubernamentales, expertos académicos, defensores de género y derechos humanos y mujeres víctimas de violencia

Modificar el Código laboral federal para garantizar su aplicación a los y las trabajadoras domésticas para mejor su situación. Además de fortalecer los esfuerzos para eliminar la brecha salarial de género.

Solicitó armonizar las leyes federales y estatales pertinentes con la Ley general sobre las víctimas y la NOM-046-SSA2-2005. Reducir la incidencia de la mortalidad materna.

El Comité de la CEDAW de la misma forma reconoció los esfuerzos que se han realizado en México en áreas como la lucha contra las desapariciones forzadas y las reformas que lograron incrementar la participación política de las mujeres.