La igualdad de género en la agenda regional

Iniciemos… ¿Qué es la igualdad de género? Según la UNESCO, la igualdad de género se define como la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres y los hombres, y las niñas y los niños. La igualdad no quiere decir que hombres y mujeres sean lo mismo, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades no pueden depender del sexo.

Aunque entre los años 2000 y 2015 se realizaron avances en materia de igualdad de género, la discriminación de las mujeres sigue siendo una realidad y por eso es uno de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Las desigualdades y disparidades de género en las áreas educativas, políticas, económicas y sociales afectan negativamente tanto a las personas como a sus comunidades. La desigualdad de género es un factor que obstaculiza el desarrollo humano; por ejemplo, los países con altos niveles de desigualdad entre mujeres y hombres también se caracterizan por tener bajos índices de desarrollo humano.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye 17 Objetivos y 169 metas, presenta una visión ambiciosa del desarrollo sostenible e integra sus dimensiones económica, social y ambiental.

Esta nueva Agenda y sus Objetivos representan una gran oportunidad para lograr la igualdad de género y la autonomía de las mujeres. Para ello, la Agenda incluye el Objetivo 5, denominado “Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas”. Asimismo, la Agenda incorpora transversalmente la perspectiva de género en las metas de los demás Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible establece objetivos y metas a ser implementados tanto a nivel nacional, regional y global. Para abordar los desafíos estructurales y las prioridades de América Latina y el Caribe, estos objetivos y metas deben ser alineados y complementados con los compromisos ya existentes en la Agenda Regional de Género, que son el denominador común regional. 

¡Sigamos avanzando!

Sigamos trabajando en nuestros desafíos pendientes con la completa y activa participación de todas las mujeres, en su diversidad, para lograr la igualdad sustantiva o de resultados en todas las esferas del desarrollo. Nadie dijo que será fácil, pero somos lo suficientemente valientes para seguir empoderándonos con las herramientas necesarias en lo que nos propongamos.